SE ESTÁ CELEBRANDO EL MSC 97

 

msc_97

Se están tratando asuntos como las medidas provisionales que cubrirán la actividad del transporte de personal técnico a las instalaciones offshore antes de la aprobación del nuevo Código, los criterios de estabilidad sin averías para buques que realizan remolque o las prescripciones sobre la formación para aguas polares y formación de emergencia en los buques de pasaje. También examinará los resultados de los trabajos de varios subcomités técnicos.

Durante la MSC 96 se refrendó el proyecto de esquema del nuevo capítulo SOLAS propuesto relativo al transporte de personal técnico, y el esquema del código obligatorio propuesto. Tanto el capítulo del SOLAS como el código tendrán como objetivo garantizar la transferencia segura y eficiente de los técnicos que prestan servicio en las instalaciones del creciente sector de las energías alternativas offshore. Durante la última reunión, la MSC 96, estuvo presente la preocupación que existe en este sector conviniéndose en la elaboración de un nuevo capítulo al Convenio SOLAS, respaldado por un nuevo código, y hasta la elaboración del mismo, la necesidad de una solución provisional. El MSC está recibiendo asesoramiento jurídico para este asunto.

Se acordó que el MSC 97 continuaría debatiendo la hoja de ruta para desarrollar las prescripciones en el capítulo y el código, así como la propuesta de una Recomendación para el transporte de más de 12 técnicos a bordo de buques que realizan viajes internacionales, la cual podría ser adoptada como orientación provisional pendiente del desarrollo, aprobación y adopción de las nuevas prescripciones obligatorias propuestas.

En la MSC 96 se aprobaron las enmiendas propuestas al Convenio Internacional sobre Normas de formación, titulación y guardia para la gente del mar, 1978, y su respectivo Código de formación, con vistas a su adopción en el 97º MSC. El proyecto de enmiendas incluye nuevas prescripciones mínimas obligatorias aplicables a la formación y las cualificaciones de los capitanes y oficiales de puente en buques que operen en aguas polares, y una prescripción para capitanes, primeros oficiales de puente y oficiales responsables de la guardia de navegación en buques que operen en aguas polares para que posean el título de formación básica para los buques que operen en aguas polares, según se prescribe en el Código Polar.

Por último, el Comité aprobó, en principio las enmiendas a la instrucción y a la parte B del Código de estabilidad sin avería, 2008, con objeto de añadir criterios de estabilidad sin avería para buques que realizan remolque, incluido el remolque de escolta y operaciones de izada, con vistas a la adopción en el 97º MSC.

Fuente: ©Original en: sectormaritimo.es

 

Urge reingeniería en la UMIP

Urge-reingenieria-UMIP-Diogenes-Moreno_LPRIMA20150111_0106_22

Por: Diógenes Moreno

La otrora Escuela Náutica de Panamá (ENP), durante el tiempo que conservó su liderazgo en materia de educación en el ramo, acorde con las exigencias, preparó a oficiales de marina (ingenieros de máquina y oficiales de cubierta), mantuvo la enseñanza al nivel de la Universidad de Panamá (UP) y de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP). Y, luego de la creación de la Universidad Marítima de Panamá (UMIP) en 2005, aún conservaba ese nivel académico.

Hoy día la preparación de ingenieros náuticos con especialización en maquinaria naval se ha desmejorado al integrar e incluso eliminar materias fundamentales para su educación. La explicación de algunos de los actuales directivos es que los oficiales de marina no necesitan formación como ingenieros, porque para laborar a bordo de un buque solo requieren nivel técnico de oficiales de marina y cumplir con las exigencias mínimas del código de formación, titulación y guardia de la gente de mar (STCW).

Este criterio académico perjudica a los egresados, pues limita el nivel de preparación que se les exige a los ingenieros para ejercer en instalaciones y plantas marítimas en mar y tierra. Los requisitos omitidos se requieren, en cambio, en algunas universidades europeas, en todas las de Estados Unidos, Canadá y Japón, igual que se le exigía en la antigua Escuela Náutica. Otro tanto ocurre con los planes de estudio y capacitación práctica de ingenieros electrotécnicos, cuyas exigencias para servir a bordo de los buques, conforme lo estipulan las enmiendas de 2010 al convenio STCW, entrarán a regir desde 2017.

Los primeros instructores de la ENP tenían alta preparación académica con títulos de doctorado en física, matemáticas superiores, electricidad, electrónica, navegación y otras materias fundamentales. Era tal la calidad de la formación de los oficiales egresados, que la UTP dirigida entonces por Víctor Levi Saso (qepd), reconocía el título de ingeniero náutico con especialidad en máquinas navales, emitido por la ENP, de forma paralela al de los ingenieros mecánicos de la UTP. Ello permitió que esos ingenieros electrotécnicos con un nivel de conocimientos teórico-prácticos similares a los de un ingeniero electromecánico egresado de la UTP, aprovecharan ese abanico de oportunidades existente en las ramas electrónica y eléctrica en instalaciones y equipos de la industria marítima.

Las falencias académicas se inician en el 2010, cuando un rector nombrado de a dedo por la administración Martinelli decidió cambiar el plan de estudios y contratar a un oficial español que fue rechazado por la Universidad de Panamá, por no contar con el nivel académico idóneo para dirigir una maestría. Las materias que, según el pensum general para ingenieros, debía tener dos semestres se redujeron a uno e incluso integró materias que debían impartirse por separado, mientras que otras fueron eliminadas. Tal es el caso del inglés que aparece en el plan de estudios, pero no tiene créditos. La UMIP necesita una reingeniería total, volviendo a rescatar el nivel académico que debe tener un ingeniero de maquinaria naval, comparativo al de un ingeniero mecánico de la UTP.

Exigir que los profesores sean idóneos con maestría o doctorado en su respectiva especialidad académica, con preparación pedagógica para impartir clases teóricas y prácticas a los futuros ingenieros, debe ser el norte que guíe a quienes dirijan a la UMIP. Asimismo, deberá ampliarse la oferta académica que permita a los egresados seguir preparándose, y ofrecerles la oportunidad de enriquecer sus conocimientos en maestrías sobre sus respectivas especialidades, tanto a ingenieros de máquina como a los oficiales de cubierta. Es urgente una mayor capacitación en las ramas técnicas, tanto para marinos como para otras especialidades del conocimiento náutico-marítimo. Se debe prestar mayor atención a la enseñanza para que los profesionales náuticos sean más competitivos en las diferentes ramas de la industria.

El proceso de rescate del nivel académico de los egresados debe comenzar por una revisión de su ley orgánica (No. 81 de 8 de noviembre del 2012) y el estatuto universitario, y adecuar los requisitos de ingreso de profesores e instructores que se incorporen a la planta docente. Además, se debe abrir un concurso para organizar un banco de datos en el que los interesados, según especialidad, preparación, ejecutorias y experiencia profesional, ingresen sus documentos, sean evaluados por personal idóneo y se les contrate para impartir una u otra disciplina. Este mecanismo permitirá superar la anacrónica práctica de contratar a amigos o conocidos del rector o de algún decano para dictar clases en la UMIP, que ha sido la causa del deterioro que inspira mi comentario, con el sano propósito de colocar a la UMIP en el nivel de liderazgo que le corresponde en la formación de los recursos humanos para el sector marítimo y logístico.

See more at: http://ow.ly/IHV6x

INEA, Cursos para Pilotos Prácticos

aviso 15mayo

Normas de Formación, Titulación y Guardia para la Gente de Mar

stcw

Enmiendas amplias y de gran alcance al Convenio Internacional sobre Normas de Formación, Titulación y Guardia para la Gente de Mar de 1978, conocido popularmente como Convenio STCW, y su Código asociado. Este instrumento es considerado uno de los cuatro pilares del régimen regulatorio internacional del transporte marítimo, junto con otros dos Convenios de la OMI: el SOLAS y el MARPOL, y el Convenio sobre el Trabajo Marítimo de la OIT. Las enmiendas aprobadas señalan la primera revisión importante del instrumento desde las aprobadas en 1995, que revisaron totalmente el Convenio STCW de 1978.

La industria naviera depende de la competencia y la buena formación de la gente de mar para garantizar la seguridad de la vida humana en el mar, la protección marítima, la eficacia de la navegación y la protección y conservación del medio marino. El objetivo del Convenio STCW en su forma enmendada es establecer las normas internacionales necesarias para que los centros de formación y educadores desarrollen las aptitudes y competencias exigidas de la gente de mar en la actualidad.

La ITF ha preparado esta guía para ayudar a la gente de mar a entender las revisiones y localizar la información que más les pueda interesar. Apoyo este esfuerzo cuya finalidad es asegurar que los requisitos del Convenio sean accesibles para todos los marinos y confío que esta guía ayude a cumplir los objetivos del Convenio y Código STCW.

Descarga la guía en este enlace:

https://revistamaritima.files.wordpress.com/2014/04/stcw_guide_spanish.pdf

Fuente: http://actualidadmp.com/