Economía VERDE

economia-verde-1-728

 

Por: Isaías A. Márquez Díaz

Según el Programa de las Naciones Unidas para el medioambiente (PNUMA), se conceptualiza como: “la ciencia que da lugar al mejoramiento del bienestar humano e igualdad social mientras se reducen, significativamente, los riesgos medioambientales y la escasez ecológica”.

Pues se fundamenta en lo socioambiental y, simultáneamente, procura minimizar los riesgos ambientales junto con las mermas ecológicas, convenientemente.

La mayoría de los combustibles para motores diésel son aceites muy densos, más económicos que otros de refinación superior, con el agravante de que portan cantidades considerables de elementos y sustancias muy tóxicas: cenizas, plomo, mercurio, azufre, asfaltenos -compuestos aromáticos y nafténicos-, partículas sólidas semicristalinas con un rango de 1000-50000 hg/kgmol, que se hallan, coloidalmente, en muchos crudos, cuya combustión se genera, exclusivamente, en los buques, por cantidades notables de sulfuros, nitritos y dióxido de carbono, principalmente. De gravedad sobre el calentamiento global, así como otros efectos perniciosos, extensivos por toda su área de influencia, para los cuales se han establecido regulaciones, tales como las del Acuerdo de París (COP-21) y Organización Marítima Internacional, desde ya.

Aún resulta muy prematuro el empleo de combustibles y energías alternativas, pues por ahora, no pueden competir con el diésel. Y, en relación con los biocombustibles el panorama es incierto por el impacto sobre la seguridad agroalimentaria, circunstancia ante la cual se pudiera apelar por los desechos vegetales –bagazos-, como por ejemplo: las cáscaras de algunos cítricos, por su contenido en compuestos orgánicos volátiles (VOC) –por sus siglas en inglés- que, en estado liquido, ofrecen energía suficiente como para lograr un   consumo menor de combustibles en  los buques, por convertirse, fácilmente, en vapores o gases que, junto con el carbono contienen elementos, tales como: hidrógeno, flúor, cloro, bromo, azufre y nitrógeno.

Otros VOC O COV pudieran ser: pineno, limoneno e isopreno.

Para el logro de la economía verde deben y pueden participar todos los sectores, incluidos; por tratarse, precisamente, de introducir cambios al modelo de desarrollo actual, sus alcances permean hacia todos los sectores y estratos sociales.

Fuente: ©isaimar@gmail.com

HACIA UNOS PUERTOS Más RESPONSABLES

puerto-de-la-guaira

Por: Isaías Márquez

Debemos resaltar la importancia de inversiones publico-privadas  en tecnologías limpias que contribuyan  a la eficiencia y sostenibilidad de los puertos venezolanos; innovación que permitirá a la nación cumplir con el compromiso contraído ante la Conferencia  sobre cambio climático de Paris (COP21)  cumplir con aminorar  en un 20 % la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) para 2030 a unas 0,18 toneladas métricas  de gas carbónico equivalentes/año. Y, cumplir, cabalmente, con el compromiso suscrito  dentro del contexto del “Plan de Contribuciones Previstas Determinadas a Nivel Nacional (INDC), como cuota parte a objeto de impulsar las acciones de mitigación y propiciar, junto con otros mecanismos e instituciones el logro de un acuerdo sobre un régimen  climático  sostenible, hoy en riesgo de agravarse si se desestiman los pronósticos.

Entra en juego el concepto de Responsabilidad Social Empresarial RSE), que debiera caracterizar a toda empresa; fundamentalmente, si es de naturaleza estadal; tal es el caso de los puertos y otros servicios de infraestructura, ya que influye sobre el concepto de la institución involucrada.

La apuesta debe ser por instalaciones más sostenibles y responsables, con certificación LEED, para lo cual cuenta, sobremanera, las  estrategias encaminadas a mejorar su desempeño ambiental.

La tecnología y el uso de energías renovables suponen mejoras sustanciales  para el logro de los objetivos de la institución involucrada, traducidos en eficiencia, competitividad y flujo de divisas, en un ambiente limpio, posible si nos abocamos, formalmente, a su consecución.

Honroso que habláramos desde ya, sobre “dársenas verdes”; incluso, acerca de aeropuertos ecológicos, ya operativos en América, Asia y Europa.

isaimar@gmail.com

 

Día Mundial de los Océanos

oceanos

El 05 de Diciembre de 2008, la Asamblea General de las Naciones Unidas decreta la celebración del 08 de Junio como el Día Mundial de los Océanos.

La designación oficial del Día Mundial de los Océanos es una oportunidad para crear conciencia mundial de los desafíos que enfrenta la comunidad internacional en relación con los océanos.

Los pulmones de nuestro planeta, proporcionando la mayor parte del oxígeno que respiramos, los océanos son una fuente importante de alimentos y medicamentos y una parte crítica de la biosfera.

La Asamblea General de la ONU también reconoce la importante contribución del desarrollo sostenible y la gestión de los recursos y los usos de los océanos y los mares al logro de los objetivos internacionales de desarrollo, incluidos los que figuran en la Declaración del Milenio.

La resolución exhorta a los Estados usuarios y a los Estados ribereños de los estrechos utilizados para la navegación internacional a que sigan cooperando mediante acuerdos relativos a cuestiones relacionadas con la seguridad de la navegación, incluidas las ayudas para la seguridad de la navegación, y a la prevención, reducción y control de la contaminación procedente de los buques.

Exhorta a los Estados a que consideren la posibilidad de hacerse miembros de la Organización Hidrográfica Internacional e insta a todos los Estados a que colaboren con esa organización para aumentar la cobertura de la información hidrográfica a nivel mundial, a fin de reforzar la formación de capacidad y la asistencia técnica y promover la seguridad de la navegación, especialmente en las zonas utilizadas para la navegación internacional, en los puertos y en las zonas marinas vulnerables o protegidas.

Historia del Día Mundial de los Océanos

El concepto de un «Día Mundial de los Océanos» fue propuesto por primera vez en 1992 en la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro como una manera de celebrar los océanos que comparten los países de mundo y nuestra relación personal con el mar, así como para crear conciencia sobre el papel crucial que los océanos desempeñan en nuestras vidas y las distintas maneras en que las personas pueden ayudar a protegerlos.

La Comisión Oceanográfica Intergubernamental (COI) de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) patrocina la Red Océano Mundial, que desde el 2002 desempeña un papel fundamental en la organización de eventos para sensibilizar al público sobre la importancia del océano el 08 de junio.

La aprobación de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar entró en los anales de la historia de los tratados. Con sus 320 artículos y 9 anexos relativos a todos los aspectos de los océanos y del medio marino, la Convención establece un delicado equilibrio entre derechos y deberes.

La protección de los océanos y las costas del mundo es uno de los objetivos fundamentales de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, que se inauguraro en Río de Janeiro en el 2012 La Convención contribuye a este objetivo con sus disposiciones, que abarcan la preservación del medio marino, la investigación científica marina y la transferencia de tecnología marina.

Debemos hacer más por los océanos de nuestro planeta, que sufren la amenaza de la contaminación, el agotamiento de los recursos pesqueros, los efectos del cambio climático y el deterioro del medio marino.

 

Fuente: Azul Ambientalista

Científicos descubren un enorme océano bajo la superficie de la Tierra

solidificada-estructuras-cristalinas-Foto-Globovision_NACIMA20160417_0039_6

El acuífero está situado bajo la corteza terrestre y se formó en la antigüedad bajo temperaturas mayores que 1.500 grados Celsius y altas presiones

Un equipo de científicos de Rusia, Francia y Alemania descubrió la existencia de un océano entre 410 y 660 kilómetros bajo la superficie de la Tierra.

El océano del período arcaico tiene 2,7 mil millones de años y su volumen es mayor que el de todos los océanos del planeta combinados, reveló un estudio publicado en la revista científica Nature.

El acuífero está situado bajo la corteza terrestre y se formó en la antigüedad bajo temperaturas mayores que 1.500 grados Celsius y altas presiones.

Al analizar las muestras de flujos de lava solidificada, los científicos encontraron agua en las estructuras cristalinas de los minerales. Las muestras encontradas en Canadá permanecieron prácticamente sin cambios desde la antigüedad y permitieron a los científicos estimar el tamaño de las reservas subterráneas de agua.

Tomado de: EL NACIONAL